Mujere_Admin

CHISPAS DESCUBRE LAS EMOCIONES

Autora: Sara Hernández Cano; Ilustración: Noah García

Presentamos el cuento escrito por nuestra socia, Sara Hernández Cano, educadora infantil y fundadora de «Educandoatulado», programa centrado en la educación emocional, para educar en emociones desde la primera infancia.

El cuento, titulado «Chispas descubre las emociones», es un libro de educación emocional con el que los más pequeños podrán descubrir las emociones. Este cuento nos muestra la importancia de la conciencia emocional, la cual nos ayuda a identificar, nombrar y comprender nuestras emociones y las de los demás. Además de cómo con empatía y autonomía emocional, podemos generar las mejores emociones. Porque, en palabras, de la autora «las emociones nacen en nuestro interior y se muestran en el exterior».

Sinopsis:

Chispas es un perrito leal, fiel y el mejor amigo de Theo. Un día, observa que algo diferente le ocurre a su gran amigo. A partir de ese momento, el día se convertirá en toda una aventura, intentando encontrar la mejor solución para ayudar a su amigo, observando y descubriendo las emociones de Theo.

Accede a más información sobre el cuento «Chispas descubre las emociones»

Descubre más sobre la autora, Sara Hernández Cano, y el programa «Educandoatulado»

Educación y Crianza a través de la radio y los podcasts

Alba Fernández Monroy, Maestra Ed. Infantil y Primaria. Mención de Lenguas Extranjeras (Inglés). Directora y locutora del programa educativo «Eso que tú me das».

A través de las nuevas tecnologías e internet, el acceso a la información es muy asequible e inmediato. Cuando te conviertes en madre-padre, te asaltan miles de dudas sobre dos cuestiones que tendrán mucho que ver en esa relación tan especial entre madre-padre e hijo/a, como son los temas relacionados con Educación y Crianza.  A golpe de clic, en un segundo, tienes a tu alcance todo lo que quieras o necesites saber, verdades científicas y otras no tanto que debemos cribar antes de asumir como afirmaciones certeras.

Me asaltan muchísimas dudas cuando intento echar la vista atrás e imaginar cómo, por ejemplo, mi abuela sabría resolver ciertas crisis de lactancia o cómo ayudar a sus hijos /a en plenas rabietas de los dos años, entre otros, sin esta ventana tan abierta a la información. Entiendo que sería a golpe de experiencia y divulgación de esta entre vecinas y conocidas, lo que haría que resolvieran sus dudas y problemas de la mejor forma posible.

Al convertirme en madre y reflexionando sobre los grandes avances de la tecnología, surge mi idea. En la era del podcast, de la difusión de cualquier información de forma rápida, decido llevar a cabo mi propio espacio para divulgar sobre aquello en lo que me siento capacitada: Educación. Mi formación y experiencia me abalan para poder llevar a cabo mi incipiente proyecto, aunado a mi maternidad que me otorga ese punto de sensibilidad ante ciertos temas relacionados con la Crianza.  De este modo, decido y me atrevo a visualizar la realización de un podcast donde el objetivo principal es informar, ayudar y acompañar a las familias en este mundo de Educación y Crianza donde todo es mucho más fácil si sientes que no estás solo/a.

Durante el tiempo que dediqué de forma exclusiva a mi hija en plena pandemia de Covid, entendí aún mejor a todas esas familias que habían pasado por la Escuela Infantil donde trabajaba, necesitadas de apoyo e información referente a estos dos campos tan extensos. Entre la idea de querer hacerlo bien y la duda que esto genera, hay un gigante abismo donde los padres y madres se sienten al borde de caer casi todo el tiempo. Por ello, recordaba así las sesiones que realizamos como Escuela de Familia dentro del centro, para ayudar a resolver o conocer ciertos aspectos de la Educación y Crianza de sus hijos e hijas que más les preocupaban como familias. En muchos casos, al finalizar estas sesiones, sentían alivio al saber que, en este camino a veces duro, de Educación y Crianza no estaban solos, sino acompañados por muchos iguales y por otras personas queriendo ayudar. De este modo, ideé la forma de llevar ese sentimiento de acompañamiento e información a las familias de nuevo. 

Buscando los recursos que necesitaba para llevar a cabo ese nuevo espacio, contacté con la radio local del pueblo donde resido, Fuensalida (Toledo), quienes me brindaron toda su tecnología y sabiduría al aceptarme el proyecto. Simplemente fui con la idea de crear un espacio semanal en el que a través de un coloquio bastante distendido con invitados/as especializados/as en Educación y/o Crianza, diéramos cabida a ese acompañamiento familiar en el que algunas veces resolveríamos dudas y otras, simplemente, nos ayudaríamos a entendernos mejor dentro de esta faceta como madres y padres.  De alguna manera, con esta intención había sido capaz de trasladar esa pequeña Escuela de Familias que cree como directora en el centro en el que trabajaba, a un programa de radio con el mismo sentido. Las grabaciones del programa emitido en directo, los “podcast” del programa, hacen que el alcance y aceptación de este sea mayor debido a la propia personalización del tiempo para dedicarle a su escucha.

Una vez creada y aceptada la idea, busqué un nombre que intentara englobar ese sentimiento y que fuera relacionado con los protagonistas de todas nuestras historias, siendo estos nuestros hijos e hijas. El cantante Pau Donés me lo puso fácil con su canción “Eso que tú me das” que en ese momento sonaba tanto. Así nombré a el programa.

El número de programas creados con contenido diverso sobre Educación y Crianza asciende a 64. La duración de estos es una hora aproximada y los temas muy variados. El primer programa se realizó el día 21 de septiembre de 2021, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Alzheimer y por ello, intentamos que nuestro coloquio sirviera para ayudar a esas familias a establecer una buena relación entre sus hijos/as y esos familiares tan cercanos que padecen esta enfermedad. Así, coincidiendo con más días mundiales y/o internacionales y otros momentos, surgieron temas muy interesantes como: Sharenting (la exposición de nuestros/as hijos/as en redes), violencia obstétrica, alimentación infantil, bilingüismo en las aulas, educación ambiental, separaciones y divorcios, inclusión social, la importancia del juego, entre otros.

La satisfacción al llevar a cabo este proyecto es muy grande cuando sabes que conectas con el oyente y consigues el principal objetivo marcado. La especial dedicación de cada programa junto con cada persona que ha venido al estudio a compartir sus conocimientos, ha hecho que sienta que cada uno de ellos sea especial y único, como cualquiera de nuestros hijos e hijas. La importancia de transmitir, no solo información y conocimiento sobre Educación y Crianza, sino ese sentimiento de acompañamiento a las familias es la magia que sucede a través de las nuevas tecnologías y el gran acceso al contacto entre unos y otros que internet nos brinda en nuestros días.

Si te apetece escuchar algún programa del podcast, puedes hacerlo mediante la app gratuita Ivoox. En el buscador introduces el nombre del programa “Eso que tú me das” y ahí aparecerán los 64 programas indicando la temática de cada uno. Espero que os guste y os acompañe.

Proyecto Bosque Comestible

Gemma Arasanz, Directora del Colegio «La Farga Infantil» de Valldoreix (Barcelona); Marga Marcas, Coordinadora del proyecto «Bosque Comestible»

La comisión de sostenibilidad de La Farga Infantil está trabajando, junto con el equipo directivo, en la creación de un espacio donde los niños y niñas en edades tempranas puedan aprender a cuidar de la naturaleza, a través de la permacultura. Esta zona la hemos denominado el bosque comestible.

Uno de nuestros principales objetivos es que los niños y niñas reconozcan diferentes tipos de plantas aromáticas, verduras, hortalizas, plantas medicinales y frutos diversos que podemos encontrar en los bosques.

La idea es que, a través de la observación, sean conocedores del proceso de crecimiento de los diferentes tipos de plantas hasta llegar a la fase final de consumo; que aprendan los tiempos de la naturaleza, cómo influyen los diferentes fenómenos atmosféricos y qué puede hacer el ser humano para cuidar una planta desde que es semilla hasta que extraemos el fruto.

Uno de los objetivos fundamentales del proyecto, es que los niños conecten con la naturaleza a través de la observación y el trabajo de la tierra, sin el uso de productos químicos.  Esta forma de trabajar nos enseña que la propia naturaleza nos da los medios para mantener y desarrollar un mundo más sostenible. Así, los niños y las niñas van adquiriendo unos hábitos y una cultura de respeto a todo lo creado.  Buscamos impulsar el respeto por el planeta tierra, el desarrollo de valores y la convivencia entre las personas a través del cuidado paciente. Queremos que sea un proyecto intergeneracional en el que los adultos puedan transmitir su experiencia en el terreno de la horticultura a la vez que los niños y niñas pueden también aportar su granito de arena.

El proyecto del bosque comestible se llevará a cabo en 3 fases:

Fase inicial: preparación de terreno y limpieza. Hacer un diagnóstico de todo lo que disponemos.

Fase intermedia: diseño del proyecto. Estructura y diseño en terreno teniendo en cuenta todos los elementos que queremos incluir: espacio de asamblea y cabaña de sauce vivo, espacio de semilleros, espacio espiral de hierbas aromáticas, camino sensorial, espacio de compostaje, espacio de descanso, huerto con diseño de tipo mandala, invernadero, balsa y álamo (en este espacio se verán representadas las siete alturas de los árboles y arbustos).

Fase final: puesta en marcha del proyecto. Poner todos los grupos en horario, ofrecer formación al equipo docente sobre la permacultura con docentes expertos en la materia.

Con este proyecto pretendemos empezar a implantar la cultura del outdoor o aulas en el exterior en La Farga Infantil, para que los niños y niñas puedan aprender al aire libre y entender mejor los lenguajes de la naturaleza.

Gemma Arasanz, directora La Farga Infantil. Valldoreix

Marga Marcas, coordinadora del proyecto

Miembros del equipo: Isabel Álvarez, Meritxell Salvadó, Majella Conway, Céline Bougrain

EDUCACIÓN, LIDERAZGO, MUJER

Juntas responderemos a los desafíos pedagógicos de hoy y de mañana

Irene Arrimadas

Inicio este post con el agradecimiento a todo el equipo MLE y, en especial, a Ana Mª Farré, por la invitación a participar en “Expertas” de MLE. Estoy segura que éste será el escenario propicio para compartir reflexión sobre educación en clave de liderazgo femenino. Son estas tres palabras, “mujer”, “liderazgo” y “educación” las que juntas generarán nuevas perspectivas, visiones renovadas y soluciones innovadoras.

Cuando me llamó Ana Mª para comentarme su ilusionante proyecto y me dijo “habla de lo que quieras”, me quedé pensando en lo que yo podía aportar, porque, más que hablar, me apasiona escuchar y reflexionar con otros. Y pensé en lo que disfrutaría al compartir este post con tantas mujeres con las que tengo la tremenda suerte de caminar la vida educativa, las que construyen con su trabajo y dedicación la verdadera educación que deja huella en las personas. Estoy segura que a muchas las leeréis pronto en este espacio.

Así que lo que puedo ofrecer es el reflejo de lo que aprendo cada día con ellas. Por ellas, hablo desde la esperanza en un mañana educativo del que desconozco tantos aspectos, del que intuyo algunos retos, oportunidades y amenazas, y en el que desearía ver realizadas tantas aspiraciones e ilusiones. Un mañana que sabemos que empieza hoy con nuestro hacer cotidiano que lo construye y que también lo condiciona. Este hoy educativo protagonizado por los alumnos, pero de forma determinante también por los educadores desde nuestro papel activo en la construcción de cada proyecto de vida que se teje en cada niño. De ahí que mi hoy se centre en la búsqueda de procesos de innovación y cambio educativo que impulsen el protagonismo del alumno para que sean capaces de liderar su vida y mejorar la vida de los demás.

No es nada fácil acertar con la clave de lo que debe aprender un buen ciudadano del siglo XXI (en el terreno cognitivo, socio-afectivo, espiritual, de valores), para abrirles al conocimiento propio y del mundo que les rodea, para facilitarles la convivencia desde la solidaridad, y para que desarrollen sus competencias con responsabilidad y libertad. No se trata solo de trabajar las materias o los contenidos que tienen que saber, sino el ser integral de la persona. Por ello, creo en la educación que transforma vidas. Lo afirmo con sumo respeto y cuidado, por su dimensión de amor y servicio a nuestros alumnos, especialmente a aquellos que más lo necesitan, por su repercusión profunda en la vida y en el quehacer de tantas personas implicadas en el proceso educativo y por su trascendencia en la transformación de nuestra sociedad. Educación que es todo un desafío, al que debemos dar respuesta juntos y más en este cambio de época donde es tan fácil “perder el rumbo”.

Tengo el privilegio de formar parte de una institución (Escuelas Católicas) que  junto a muchas otras organizaciones y expertos, me permite pulsar los desafíos pedagógicos a los que ya nos estamos enfrentando y los que se nos avecinan. Los centros e instituciones queremos seguir cumpliendo con nuestra misión educativa de la mejor manera posible, desde nuestra visión, e introducir procesos pedagógicos personalizados, inclusivos, rigurosos y contextualizados, y actualizar los métodos de enseñanza y la organización pedagógica. Por ello, necesitamos hacer realidad algunos cambios estructurales y curriculares para que el centro se organice en torno al protagonismo del alumno y su aprendizaje.

Necesitamos impulsar una nueva cultura organizativa en nuestras escuelas para llegar a ser organizaciones que aprenden; distinguirnos por una mayor coordinación, participación, colaboración y comunicación vertical y horizontal para que el proyecto educativo del centro impregne toda la vida de la escuela y sea coherente desde cada programación de aula. La organización que aprende es principalmente una organización dual[1], que crece, se transforma e innova desde la comunidad en red, basada en el poder de las personas, en su talento, en la confianza.

Hace falta un profesorado preparado y partícipe, con una sólida formación inicial y continua, con acompañamiento y práctica reflexiva que lo mantenga al día de los aspectos pedagógicos relevantes con recursos y disponibilidad del tiempo necesario para diseñar sus programaciones de aula, que trabaje en redes de colaboración y que comparta proyectos y experiencias.

Y, por supuesto, necesitamos un liderazgo distribuido, que genere un clima de relación, implicación y cohesión del profesorado y de los equipos directivos alrededor de la visión compartida, de tal forma que cada maestro y profesor sea también un líder (Del Pozo et al., 2016). Estos líderes cuidan su bienestar emocional para poder cuidar el de los demás; establecen un diálogo reflexivo entre profesores, alumnos, familias, etc.; promueven y utilizan canales eficaces de colaboración; están atentos a las iniciativas propuestas por los equipos y les otorgan autonomía para su ejecución; crean ambiente positivo; dirigen y acompañan de manera imaginativa; y valoran al claustro y al resto de la comunidad de la que forman parte (Martín Murga, M., 2021)[2].

Pero todo a la vez no lo podemos llevar a la acción. De ahí la importancia de reflexionar “desde dentro” sobre lo que tendríamos que cambiar en nuestros centros y generar un buen plan de mejora pedagógico con preguntas clave: ¿dónde vamos a poner el foco?, ¿por qué, para quién y qué podemos hacer?, ¿cuándo, cómo y qué recursos tenemos disponibles? Y no olvidemos la evaluación de cada proceso para recalibrar hacia dónde vamos[3].

Ojalá que construyamos respuestas entre todas y pongamos “taller” a las ideas. Que no se pierda ninguna en este camino tan apasionante. Juntas, somos red.


[1] Inspirado en John Kotter.

[2] Martín Murga, M. Innovación educativa en compañía, Revista Educadores, número 280, octubre-diciembre 2021 https://issuu.com/escuelascatolicas/docs/educadores_280

[3] El Pensamiento de Innovación Educativa (PIE) puede ayudar a diseñar una buena planificación compartida https://www.escuelascatolicas.es/pensamiento_innovacion_educativa/

Los niños de colores, un proyecto para la mejora de la convivencia escolar

Roxana Egea Coach, Creadora del proyecto «Los niños de colores”

Allá por 2010 comencé como directora de un centro de nueva creación en Fortuna, Región de Murcia, y desde siempre el tema de la convivencia lo he tenido muy presente en mi proyecto de dirección. Por 2016 comencé a trabajar con nuevas metodologías activas, aprendizaje cooperativo, ABP, gamificación, al llevarlas a la práctica me di cuenta, que los grupos no funcionaban, la convivencia en el aula empeoraba, y las familias preferían que sus hijos e hijas trabajasen de manera individual que en grupo. Por esa fecha cayó en mis manos un libros que cambiaría mi vida “Cuentos con inteligencia emocional “ de la autora Clara Peñalver, y ahí comencé a formarme en la teoría DISC y a crear mi proyecto “Los niños de colores: enséñame tu color y sabré acercarme a ti “

La teoría DISC es un modelo de personalidad que se utiliza para comprender cómo las personas interactúan y se comunican entre sí. El acrónimo DISC representa las cuatro dimensiones principales de la personalidad: Dominancia, Influencia, Estabilidad y Conformidad.

Cómo trabajar con la teoría DISC en todos los niveles: alumnado, docentes y familias.

En un centro educativo, la teoría DISC puede ser útil tanto para los alumnos como para los docentes y familias. A continuación, os presentaré algunas de las formas en las que las he utilizado en mi centro.

  1. En el AULA con la metodología de aprendizaje cooperativo: El aprendizaje cooperativo se basa en la idea de que los alumnos aprenden mejor trabajando juntos y apoyándose mutuamente. La teoría DISC puede ser útil para formar grupos de trabajo equilibrados. Por ejemplo, se puede crear grupos que incluyan a alumnos con diferentes estilos de personalidad, de modo que se complementen entre sí. También se puede utilizar la teoría DISC para enseñar a los alumnos a reconocer y respetar los estilos de personalidad de sus compañeros.
  1. En la organización del CENTRO con tutorías asignadas a los docentes: cuando los docentes se conocen entre sí y son conscientes, que trabajar con personas de colores iguales o complementarios disminuye el nivel de energía utilizada, y estamos mejor con uno  mismo o misma. Además, al conocer  a nuestro alumnado del aula, podemos comprenderlos mejor y  ayudar a cada alumno o alumna de manera individualizada. Por ejemplo, un alumno con estilo de personalidad dominante (rojo) puede necesitar un enfoque más directo y estructurado, mientras que un alumno o alumna con un estilo de personalidad influyente puede necesitar más motivación y retroalimentación positiva.
  1. En la comunicación con las FAMILIAS: La teoría DISC también puede ser útil para comunicarse con las familias de los alumnos. Al comprender los diferentes estilos de personalidad de los padres y los alumnos, los docentes pueden adaptar su comunicación para ser más efectiva. Por ejemplo, un padre con un estilo de personalidad más estable puede preferir una comunicación más detallada y organizada, mientras que un padre con un estilo de personalidad más influyente puede preferir una comunicación más emocional y motivadora.

En resumen: la teoría DISC ha supuesto para mí y para mi centro una herramienta útil para comprender y mejorar la comunicación y la interacción de todos los miembros de la comunidad educativa, alumnado, docentes y familias. Al utilizar la teoría DISC en diferentes situaciones, se puede fomentar un ambiente más colaborativo y productivo tanto entre toda la comunidad, reduciendo los conflictos y mejorando la convivencia.

Para terminar os dejo el principio de oro de la teoría DISC “ trata a los demás como les gustaría ser tratados” y aquí se rompe la creencia de tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen.

Puedes seguir a Roxana en redes sociales:

  • twitter @euterpe1975
  • facebook @roxanaegeacoach
  • instagram @roxanaegeacoach
  • linkendin Roxana Rodríguez Egea
  • web https://roxanaegeacoach.com/

“El uso de provocaciones como metodología activa del aprendizaje en la etapa de infantil.”

De guardería a Escuela infantil
Soy Virginia Sebastian, tengo 34 años, nací en Zaragoza y soy directora de una escuela
infantil en Málaga. ¿Qué cómo he llegado hasta aquí? A día de hoy no lo sé, pero espero
poder resolverlo a lo largo de estas líneas.
Llegué a Escuela Infantil Santa Maria Goretti en 2015, recuerdo que no sabía ni cambiar un
pañal, los primeros meses fueron de auténtica supervivencia. Cada rutina del día para mi
era una meta. Entraba a trabajar a las 9.00. Venga a las 11 toca patio. Llegaban las 11:00.
Primera meta del día superada. A la 13:00 hora de la comida. Ya son las 13:00. Segunda
meta del día superada. La hora de 13:00 a 14:00 es la más crítica, una auténtica
contrarreloj. A las 14:00 siesta. ¡Todos a dormir! En cuanto pasaba esa hora me relajaba.
Otra meta superada. ¿Después? ¡A merendar! Día superado. Y a la mañana siguiente
vuelta a empezar. Te enseñan que el día a día en la escuela infantil son rutinas. Pero yo
creo que se puede hacer mucho más.
Esos meses, al igual que los niños aprenden por imitación, yo utilizaba las mismas
estrategias para sobrevivir. Nota mental, a la supervivencia añadimos imitación. Me veo
ahora hace unos años y era un auténtico cuadro. Esa era yo en 2015. Un cuadro. En mi
defensa diré que lo paliaba con mucho amor, lo más importante que necesita un niño con 15
meses.
Soy maestra de infantil, pero mi experiencia profesional hasta ese momento había sido
desarrollada en el segundo ciclo de infantil y en primaria, y aunque parezca lo mismo, los
que estamos en educación sabemos que no lo es. Comentale a un profesor de 4º de
primaria que tiene que hacer una sustitución en 1º de infantil. Ahora dile que tiene que irse a
un aula de 1 año con 13 niños que su primera reacción cuando un compañero les quita un
juguete es morder. ¡Ajá! Mordiscos. Nuestro pan de cada día. ¿Virgi, le has puesto arnidol?
Arnique? Arnidol, Virginia ¿sabes lo que és? Creo que ha quedado claro que estaba más
perdida que Nemo.
A esto hay que añadir, que la escuela se encuentra en un barrio de muy pocos recursos,
clase media tirando a baja y al lado de un barrio donde la mayoría de los niños y niñas que
asistían venían derivados de los servicios sociales. La sensación que tenía por las mañanas
al recibir a esos niños era de que me estaban entregando un ‘paquete’ y que a las 17:00 se
pasarían a recogerlo. Ahí entendí porque nos llamaban guardería. Mi misión para ellos era
guardar a sus hijos, no educarlos. ¿Os suena la sensación de ver que un padre/madre no
colabora en la educación de su hijo/a? ¿Que no participa? ¿Qué le da igual sus progresos?
La relación familia-escuela en esta primera etapa de escolarización es super importante,
¿cómo se va a sentir un niño motivado y entusiasmado con su aprendizaje si sus propios
padres no le dan importancia? Solo diré que lo conseguimos, una de las mejoras más
importantes que hemos llevado a cabo a lo largo de este tiempo es hacer a estos padres
partícipes de la educación de sus hijos.
¿Cómo lo hemos hecho?
Sencillo, proporcionando un entorno de aprendizaje motivador y significativo.Y si, se lo que
estáis pensando, fácil de decir, difícil de conseguir. En mi opinión, es uno de los retos más
importantes para los educadores de la educación infantil. ¿Cómo se consigue un entorno de
aprendizaje motivador, significativo y sobre todo, real? Creo que en educación además de
ser creativos hay que ser realistas y tener los pies en la tierra, ser conscientes del entorno
en el que nos encontramos, conocer las necesidades de cada grupo y adaptarnos a ellos.
Soñar grande, pero estableciendo el objetivo al que se quiere llegar. Un objetivo a largo
plazo y varios a corto plazo que a medida que se vayan consiguiendo ir marcando otros
nuevos. Y algo muy importante, un guía que dirija a todo el equipo en la misma dirección.
Esto es muy importante y no siempre se lleva a cabo.
Aunque esta historia se remonta a 2015, el verdadero cambio comenzó en enero de 2022.
Algunos pensaréis, ¿en solo un año? Eso es imposible. Os diremos, y hablo en nombre de
todo el equipo, que es posible. Es posible, con esfuerzo, dedicación, constancia, y lo más
importante, colaborando entre todos. Todos los miembros de la comunidad educativa en un
centro educativo son importantes. Todos.
Las redes sociales también han jugado un papel fundamental en este proyecto, si tus
propuestas son innovadoras, pero no las muestras al mundo, es como si no las hicieras.
Crear nuestra propia comunidad nos ha hecho abrirnos camino y ser referente a nivel
educativo, las redes sociales nos hacen llegar a lugares que jamás llegaríamos por nosotras
mismas. Escuelas infantiles de cualquier rincón de España, de latinoamérica. Hashtags
como #provocaciones #minimundos #sensorial #estimulaciontemprana #educarenluz#sostenibilidad han hecho que incrementemos nuestros seguidores.

Si hablamos en números, la escuela está a un 98% de ocupación, y lo más importante, ya no nos dejan
´paquetes’, ahora nos dejan niños, y las familias están inmersas en la educación de estos.
Escuela infantil 1 – Guardería 0.
En resumen, crear experiencias educativas únicas, detectar las necesidades del entorno,
tanto de los niños como de sus familias, crear un vínculo familia-escuela, apoyarnos en la
gamificación, no tener miedo al cambio, ser creativos y realistas al mismo tiempo, esfuerzo,
constancia, dedicación y como ya he dicho antes, trabajar en equipo. Sin un buen equipo no
hay proyecto. Carol, Noe, Susana, Andrea, Mercedes, Tere, Valle, Virgi, gracias por
seguirme en todas las locuras, por sumar, por aportar y por creer en este proyecto que entre
todas hemos conseguido. ¡Seguiremos soñando!
Virginia Sebastián
Directora de CEI Santa Maria Goretti

Brecha digital de género y futuro laboral

Sonia Martínez

Si algo ha marcado la evolución de nuestra sociedad en los últimos años es la expansión de la tecnología. Esta expansión nos ha afectado a nivel simbólico y práctico. A nivel simbólico, la afecta a nuestra manera de concebir el mundo, las relaciones o la comunicación. Se crea una nueva conciencia de lo que somos, lo que son los demás y nos relaciona de una manera particular con el medio que nos rodea. La transformación del espacio está relacionada con el término acuñado por McLuhan (1968) de “aldea global”, cuyo caldo de cultivo ha sido la velocidad de las comunicaciones debida a los avances en tecnologías digitales.

El tiempo y el espacio se reducen hasta el punto de convertir el mundo en una aldea en la que poco a poco sus habitantes comienzan a conocerse y comunicarse. Esta transformación Ortiz (1997) la llama «desterritorialización del espacio” y Santos (1990) “unicidad del tiempo”, lo que supone comprender el espacio más allá de los condicionamientos físicos y transformarlo en una realidad social, con lo que podemos tener una visión más amplia y profunda del mundo en que vivimos. Otra transformación simbólica está relacionada con la concepción del tiempo, que se ha convertido en algo abstracto que en lugar de ayudarnos a organizar nuestra actividad diaria nos controla, pasa a ser una posesión que nos posee. También podríamos hablar de otras como la homogeneización cultural que conlleva que los valores culturales y sociales se diluyan y asimilen total o parcialmente de otros ajenos, habitualmente estrechamente relacionados con el estilo de vida occidental.

Por su parte, a nivel práctico se desarrollan transformaciones visibles, que se dan en el día a día y que son incluso susceptibles de medida, como el uso de la tecnología para múltiples actividades como la comunicación o búsqueda de información u otras como la extensión de nuevas formas de democracia participativa al margen de los sistemas políticos oficiales. La novedad del avance de las tecnologías digitales respecto a otros avances tecnológicos anteriores (como la imprenta) es su rápida extensión a nivel mundial de forma totalizadora abarcando todos los aspectos de la vida cotidiana. Llegando incluso a convertirse en un elemento que sirve para la integración social a la vez que genera justo lo contrario, puesto que aquellos que no tienen acceso o conocimiento para hacer uso de las tecnologías no solamente se mantienen al margen de los flujos de información y participación, sino que además se convierten en invisibles para los sí integrados en el nuevo orden tecnologizado de la realidad. De ahí surge el origen de la llamada “brecha digital”, término que acuñó Morrisett (Hoffman et al, 2001). Pero sería más correcto hablar de brechas, en plural porque se puede presentar de
formas diferentes:

 De acceso. Derivada de la falta o precariedad de infraestructuras y relacionada con las diferencias socioeconómicas. En España esta brecha se ha ido reduciendo significativamente en los últimos años.

 De uso. Relacionada con la falta de competencia digital que la pandemia ha dejado al descubierto con mayor claridad

 De aprovechamiento o calidad de uso: También relacionada con la falta de competencia digital, pero a otro nivel, digamos que existe una falta de dominio y se realiza un uso inadecuado o condicionado de las tecnologías.

 De género: Cuando el resto de brechas derivadas de la digitalización no afectan, pero las mujeres no acceden a estudios ni puestos de trabajo relacionados con tecnología o cuando su perspectiva de dominio de la tecnología es inferior hablamos de esta brecha
que afecta deriva de la asunción de roles de género diferenciados.

En 2022 Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI) ha elaborado un informe acerca de la brecha digital de género del que recogemos algunos datos especialmente significativos:

 Educación: “Ellas suponen el 26% de las personas matriculadas en Ingeniería y Arquitectura en universidades españolas; el 74% son hombres. Este dato contrasta con el total de universitarios, donde el 57% son mujeres y el 43% son hombres

 Competencia digital: “En cuestión de competencias digitales, no hay apenas diferencia por género, por lo que cabría presuponer igualdad de oportunidades. Y sí, solo el 2% de la sociedad carece de habilidades digitales, pero el problema es que, en esa
minoría, la mayoría son mujeres.”

 Trabajo: “Siete de cada diez empresas españolas con especialistas en tecnología y digitalización no cuenta con especialistas femeninas en la materia”. Existen varias barreras que favorecen este escenario y que influyen directamente en la toma de decisiones de las mujeres respecto a su formación y trabajo. En primer lugar, se heredan roles que tienen que ver con cuidados que se suman a las dificultades para conciliar, lo que las aleja de ocupaciones a tiempo completo, más especializadas o con mayor responsabilidad.

Otro de los frenos tiene que ver con la falta de confianza, el “síndrome de la impostora” supone un desajuste entre la capacidad real y el autoconcepto que puede conllevar no aceptar mayor responsabilidad o retos profesionales para los que sin embargo pueden estar perfectamente preparadas o simplemente desmerecer sus propios méritos. Según el Libro Blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico (Mateos y Gómez ,2019), la baja participación de las mujeres en la industria tecnológica se debe esencialmente a factores culturales que hunden sus raíces en el sistema que invisibiliza las aportaciones de las mujeres en el ámbito científico, además de incentivar a niñas y niños a decantarse por determinados estudios y profesiones que la sociedad considera acordes con su género.

Lo que está claro es que la tecnología es a la vez un producto humano y nos reconfigura como tales. Y esto afecta también en el mercado laboral. Las brechas digitales generan otras brechas como la salarial que conlleva precarización laboral y desigualdad social. Muchas de las ocupaciones más demandadas en la actualidad y a futuro están relacionadas con la tecnología están mayormente masculinizadas.

Comienza a ser urgente despertar vocaciones tecnológicas en las chicas más jóvenes, cuestionar lo roles de género que afectan a las decisiones respecto a la formación y lecciones laborales e implementar medidas para garantizar la conciliación real para que no se cierren puertas laborales antes de poder abrirse y sobre todo para lograr una sociedad futura más equitativa.


Hoffman, D.L, Novak, T.P. y Schlosser, A. E. (2001) The evolution of the digital divide: Examining the
relationship of race to internet access and usage over time. En Compaine, B. Digital Divide. Cambridge,
Massachussets: The MIT Press
Mateos Sillero, S. y Gómez Hernández, C. (2019). Libro Blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico.
Secretaría de Estado para el Avance Digital (Ministerio de Economía y Empresa).

Mcluhan, M. (1968). In Fiori Q. (Ed.), Guerra y paz en la aldea global (J. Méndez Herrera Trans.). (1985ª ed.).
Barcelona: Planeta – Agostini.
Ortiz, R. (1997). Mundialización y cultura. Buenos Aires Editorial: Alianza.
Santos, M. (1990). Por una geografía nueva. Madrid: Espasa Calpe.
Velasco, L.Coord. (2022).Brecha digital de género. Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.